Martes 18 de diciembre de 2018  

Etapas inmigratorias en Buenos Aires

sábado, abril 7, 2018
Por Redacción Diario 5
Inmigrantes arriban al Puerto de Buenos Aires

Inmigrantes arriban al Puerto de Buenos Aires

En el siglo XVIII Buenos Aires adquirió mayor prestigio dentro de la América española para llegar a ser, en 1776, la capital del Virreinato del Río de la Plata.

En 1806, los británicos al mando del general William Beresford se apoderaron de Buenos Aires sin resistencia, pero fueron expulsados unos meses más tarde. En 1807 otra expedición británica, bajo el mando de John Whitelocke conquistó Montevideo y luego trató de apoderarse de Buenos Aires, pero fue derrotado porque encontró la feroz resistencia de los habitantes y las milicias urbanas. Quiérase o no, las invasiones inglesas dejaron una semilla migratoria a dividir en dos partes: una, propia de la expedición invasora y otra, de lo que, por información transmitida a Londres que refería a estos lugares, generó que vinieran a probar suerte muchos comerciantes desde Inglaterra, incluso no británicos.

Buenos Aires cambia por completo en la segunda mitad del siglo XIX, con la llegada de una inmigración masiva, principalmente españoles e italianos, pero también de orígenes alemán, polaco, ruso y de Oriente Medio, todo a partir de las condiciones de incertidumbre económica en Europa y las políticas del gobierno argentino para promover la entrada de nuevos trabajadores.

La inmigración italiana fue la primera en llegar en gran número. En 1887 los italianos representaron el 60,4% de la inmigración total, para luego disminuir a medida que aumentaba el porcentaje de la inmigración española.

La crisis económica en Argentina (con la consiguiente búsqueda de la ciudadanía europea), las leyes italianas sobre la ciudadanía, y el alto número de argentinos con antepasados italianos, podría hacer de Buenos Aires la ciudad en el mundo con el mayor número de ciudadanos italianos (se generaría, potencialmente, una serie de italianos equivalente a dos veces la población de Roma). Algo similar ocurriría con la metrópoli brasileña de Sao Paulo.

El final del siglo también vio el surgimiento de un puerto renovado en Buenos Aires con la mejora de la infraestructura portuaria y ferroviaria. En este período se constituye el barrio de La Boca, habitado en su mayoría por inmigrantes genoveses marineros. Incluso hoy en día los habitantes de la Boca se los suele llamar Xeneizes, (en el dialecto genovés zeneixi) aunque la fama de esta expresión se expandió a partir de ser el principal alias de identidad del Club Atlético Boca Juniors.

El siglo XX fue testigo de la consolidación de la inmigración europea que, con la segunda y tercera generación, es ahora parte de la clase dominante. En esos años, Buenos Aires crecía con las características de una gran metrópoli y el puerto era un punto de llegada y salida para cargas, transatlánticos de personas y mercancías.

El segundo gran flujo de inmigración, se produjo en la segunda mitad del siglo, cuando se ve llegar a la escena argentina a pueblos de otros países de América del Sur y Asia. La aceptación social de estas nuevas minorías étnicas es diferente, sin embargo, y las comunidades en cuestión están luchando para encajar en el tejido social de Argentina


Deje un comentario

-

Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1