Jueves 18 de Enero de 2018    

Tan lejos y tan cerca: ser italiano en Buenos Aires, ayer y hoy

Martes, enero 5, 2016
Por Redacción Diario 5
Una ruta eterna

Una ruta eterna

 

Emigrar nunca es fácil. Puede ser interesante, puede ser un reto aventurero, puede ser un paso adelante inundado de esperanza. Fácil, pero, por desgracia, nunca lo es. Emigrar a Argentina, en particular, es una decisión que cambia la vida de forma espectacular. Incluso hoy en día, con las distancias más pequeñas que se obtienen gracias a Internet y al transporte, Argentina sigue siendo distante. ¿Quién va a esta tierra debe alejarse de Italia y Europa no por un mes, ni siquiera dos? Serán seis meses, o será un año … o incluso más tiempo. No se puede volver por un fin de semana cuando la nostalgia muerde, porque el fin de semana apenas es suficiente para las horas de vuelo. Y sólo el viaje costaría alrededor de uno o dos salarios mensuales. Por esta razón, es también poco probable que unos amigos deciden visitarlo. Se parte con la idea de ir lejos por mucho tiempo, con muchos retos por delante y unos puntos de referencia, listo para sentirnos extraños en una tierra lejana.

Una vez en Buenos Aires, sin embargo, se siente extrañamente en casa. La carretera que conduce desde el aeropuerto hasta la ciudad se llama Ricchieri, como un viejo conocido. Hay un lío de coches, que sabemos que es propio de América del Sur, pero tiene algo familiar. La ciudad se parece a ninguna en particular, roba trozos de diferentes identidades y les vuelve a montar de una manera muy particular: hay una Buenos Aires París, una Buenos Aires Londres, una Buenos Aires Nueva York. Pero en casi todos los sentidos el ambiente está impregnado de algo que recuerda a Italia. Las tiendas se nombran con apellidos italianos, el carácter de la gente es muy reconocible; la musicalidad del castellano, la variante del español que se habla aquí es tan similar a la de los italianos que tantas veces me confundía, haciéndome creer que a mi alrededor había algún paisano. Me equivoco, pero no demasiado, casi siempre: según diversos estudios, entre ellos uno de la ‘Universidad de Toronto, la entonación del castellano de Buenos Aires es una fusión entre el terreno de juego de los españoles y los italianos inmigrantes, nacido A principios del siglo XX, coincidiendo con la gran emigración.

Según las estadísticas Istat, emigraron a Argentina entre el final del siglo XIX y finales del siglo XX más de tres millones de italianos. En 2003 se estimó que los descendientes de italianos en Argentina fueron de 20 millones, o alrededor de la mitad de la población. Paradójicamente, sin embargo, casi ningún argentino habla italiano. Se cultiva sólo en los círculos culturales estrechos y de élite. Esto es debido a que el real italiana nunca ha llegado a estas costas. En 1902 se distribuyó un folleto, elaborado por el Gobierno de la Argentina, con indicaciones para los inmigrantes italianos: Guía del emigrante italiana a la Argentina. Se informó y comentó en una publicación interesante de Luigi Barzini, acerca de la Argentina. En el folleto se cuenta la historia de una Argentina en crisis financiera que necesita brazos para su agricultura. El Gobierno desalienta a los que habían estudiado o tenido “educación para más mejores opciones” a que no aventure en Argentina. Esta tierra atrajo a los que no tenían nada que perder y, probablemente, casi ninguno de los miles de emigrantes hablaba italiano: se comunicaban con una mezcla de dialectos y español, tal como se habla lo que se llama hoy “cocoliche”. Luigi Barzini informa de que, ya en 1902, los descendientes de italianos que se establecieron en Argentina habían perdido casi por completo su patrimonio lingüístico y cultural.

En esta introducción an un tema muy caro para el acervo cultural porteño y argentin todo: Isabella Cannatà realiza de una interesante jugada de racconto y reubicación al presente, siempre tomando como epicentro el hecho de emigrar a Buenos Aires proveniendo de Italia. Esta semana, más detalles más de este interesante análisis


Deje un comentario


Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1