Martes 24 de abril de 2018    

Monumento a lo inimitable

Viernes, febrero 16, 2018
Por Carlos Allo
foto0308

Un idea que no tiene comparación. Una invitación permanente a viajar a las maravillosas Cataratas de Iguazú

El monumento a las Cataratas del Iguazú tiene el valor y el sabor de contar con un cuadro para que se luzca una pared de nuestra casa. Es fresco y original. Y a propósito de ello, se diferencia con claridad de otros “homenajes” realizados en el mundo que, lamentablemente, caen en el burdo charco de la imitación.

La construcción de una réplica de la Tour Eiffel de París en un hotel de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, llamado precisamente “París” deja, en casos personales como el exponente de autoría, una cierta sensación lúgubre, ora de angustia o vacío, ora hasta de congoja.

Destila la tristeza que nos embarga cuando, después de divertirnos con un imitador, reflexionamos sobre el sentido de ese gasto de energía artística que no logrará nunca hacer caja a favor de la identidad propia. A esta obra de arquitectura copiada pero de ingeniería no menor, puesta al servicio del negocio veguense y a la que enlistamos en nuestra bitácora gris de la imitaciones, la elegimos para compararla con la sencilla idea del interesante muro semicircular con caída de agua en cascada, para promoción de las cataratas del Iguazú en el centro porteño.

lasvegas1

Las Vegas: Hotel París

lasvegas2

El Hotel Luxor de Las Vegas

La obra realizada en unos pocos metros cuadrados, con su cortina de agua al caer, su sistema de reciclado y el efecto lumínico que se produce en las tardes de sol entre las 14 y las 16 durante primavera y verano, dejan en el galpón de los desechos a cualquier obra de imitación.

Para no hacer muy larga la cuestión filosófica de lo rechazable de las imitaciones, haremos un anexo en la próxima entrega de Diario 5 sobre este tema con mayores detalles, pero dejaremos en claro que una versión personal de cualquier canción, puede prestigiar a un cantante para el resto de su carrera. Para que tal caso sea comprendido con precisión, haremos referencia a tres versionistas que marcan el terreno con sólo nombrarlos: Mercedes Sosa, Frank Sinatra y Luis Miguel.

Las cataratas de la Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen pueden ser consideradas una “versión libre” y propia de la caída de las aguas en una catarata. Es obvio que el murito construído en plena 9 de Julio no pretende dar ni un centésimo de efecto ni sensación iguazuenses. Sin embargo, es simpático, divertido porque rocía al que se acerca demasiado si corre un viento…

foto0309

Porteños y turistas contentos con una obra original pero que brinda homenaje

Buscamos y descubrimos -raro de toda rareza- que no hay, prácticamente, crítica en internet para este monumento. En una página de Facebook cargada de halagos a las “cataratitas” porteñas, una tal Maria José Navarro se descargó con incomprensible e inasociable “¿no sería mejor en Misiones? No estoy de acuerdo”. No, Majo… es mejor en Buenos Aires, porque es promocional. Los turistas que vienen a Buenos Aires, en su mayoría, no tienen idea de la existencia de la Provincia de Misiones. Por otro lado, ¿en qué ciudad de Misiones querría la Navarro poner el monumento? ¿En Posadas? Posadas, si bien mueve otro turismo, hacia las ruinas de San Ignacio, promueve desde siempre alas cataratas. Entonces ¿qué sentido tendría semejante tecnología para reciclar permanentemente 100.000 litros de agua y buscar artificial pero artísticamente el efecto solar, etc, etc, si ya estamos a 329 km de Iguazú?

Definitivamente, las críticas quedaron K.O. Creación original: Cataratas del Iguazú. Versión especial, chiquita, respetuosa, bonita y urbana: Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Deje un comentario


Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1