Martes 18 de diciembre de 2018  

Accesibilidad e inclusión: Hoy, Holanda

martes, febrero 27, 2018
Por Rubí Dubois
accesibilidad_holanda

La imagen fue publicada por regioinbedrijf.nl, que actualiza la información sobre el sistema social holandés

Estamos revisando algunas normativas especiales surgidas en algunas ciudades y países del mundo, en cuanto a cómo son atendidas por parte del estado, ciertas coberturas y necesidades por las que atraviesan las personas con discapacidad. Hasta el momento, la performance de la Ciudad de Buenos Aires se encuentra en buen promedio.

Observamos ahora a los Países Bajos, es decir, el Reino de Holanda. La Ley para la Ayuda de la discapacidad holandesa cubre a los empleados con menos de sesenta y cinco años de edad contra el riesgo financiero de la pérdida de ingresos relacionados con un largo período de incapacidad para el trabajo.

Una persona tiene derecho a las prestaciones por invalidez, cuando, después de un período de cincuenta y dos semanas, se le detecta un grado de discapacidad en la realización de la obra de al menos 15%. La prestación se paga durante cinco años y si una persona desea seguir percibiéndolo, tendrá que volver a presentar la solicitud con, al menos tres meses antes de la expiración de cinco años.

En Holanda, el importe de la pensión por discapacidad depende del grado de imposibilidad laboral del solicitante, del sueldo que alguna vez percibió y la edad en que se activa esta prestación.

Hay siete categorías de discapacidad, que van desde 15% a más del 80%, cada uno de los cuales está conectado a un porcentaje comprendido entre el 14% al 70%. La prestación holandesa de discapacidad también se divide en dos fases: un subsidio que cubre la pérdida de ingresos y puede ser prorrogado por un máximo de seis años y una etapa adicional de seguimiento.

En los Países Bajos, en total, casi un millón de personas recibe, por derecho, ayudas del gobierno. La mayoría de ellos (más de 800.000) son prestaciones por discapacidad. Por esta razón, la mayoría de los partidos políticos están de acuerdo en modificar la ley de Ayuda de la discapacidad, de manera tal que gane terreno la opción de hacer crecer las fuentes de trabajo con funciones especiales, como muchos empleados con discapacidad (en muchos casos parcial).

En Holanda existen importantes diseños a favor de la accesibilidad.

Desde 1998 los trabajadores autónomos y jóvenes con discapacidades están obligados a registrarse en la cobertura establecida por Ley para la Ayuda de cuentapropistas con Discapacidad. Ser trata de una cobertura de seguro a los trabajadores independientes, los cónyuges que trabajan a la producción y los profesionales independientes.

Están incluídos en esta normativa holandesa los directores gerentes y accionistas de empresas para las que trabajan. También miembros del clero. La indemnización pagada en virtud de la WAZ depende del nivel de compensación del solicitante y su pérdida de ingresos durante el ejercicio o en el anterior desembolso calendario de la indemnización. El cálculo posible reclamable por el discapacitado está previsto en la ley.

La Ley para la Ayuda de la Discapacidad holandesa ofrece también un subsidio mínimo para quienes fueron declarados de no poder trabajar a los diecisiete años de edad, o han quedado discapacitados después de esa fecha y se estaban dedicando a sus estudios por un período de, al menos, seis meses inmediatamente anteriores.

Como en la Argentina, el sistema holandés de asistencia social también incluye regulaciones que proporcionan las prestaciones no contributivas a las personas y familias cuyas fuentes de ingresos son insuficientes.

La mayoría de estos reglamentos se aplican por los municipios cumpliendo a rajatabla con la columna vertebral de las reglas operativas para dar esto beneficios: la Ley holandesa de Asistencia Social.


Deje un comentario

-

Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1