Domingo 21 de octubre de 2018  

248 de Manuel

Domingo, junio 3, 2018
Por Carlos Allo

Manuel Belgrano

En 1970, me pasé varios días esperando el 3 de junio. Había hecho una sencilla cuenta matemática y quería experimentar una sensación especial, basada pura y exclusivamente en el pensamiento propio y -seguramente- buscando algún reconocimiento.  Yo tenía 9 años y ya se me pasaban por la cabeza algunas manías referidas a cuestiones de fechas, efemérides (no conocía la palabra) y coincidencias varias de números o expresiones. De haber conocido los Sudoku, probablemente de habría prendido, siempre y cuando se hubiera tratado de un producto accesible, ya que eso del consumo compulsivo de productos no sólo no era moda, sino que tampoco me lo habrían consentido mis viejos.

Y el día llegó. Hacía más de un año que habíamos leído que Manuel Belgrano nació en esa fecha, en el año 1770. Yo tenía la sensación que la llegada del 3 de junio de 1970 era algo importante. mientras estábamos en clase de historia, le comenté a un compañero sentado cerca de mí, en mi clase en 4to grado del Instituto Santa Catalina, que ese día Manuel Belgrano estaría cumpliendo 200 años.

El concepto de “Bicentenario” no era conocido en nuestra corta edad y, probablemente, no estaría en boca de muchos, como 40 años más tarde lo sería, ya con otra argentina, superconsumidora, gastadora de lo que no tiene y repetidora de conceptos creados por otros para que se les nutra los bolsillos a esos otros (bicentenario de la Revolución de Mayo incluída). Era el  “Bice” del General Belgrano y -durante muchos años- tuve el orgullo de haberlo tomado en cuenta. Incluso se lo recordé al destinatario de mi “dato”, el hoy Dr. Pablo Pertierra, Jefe de Quirófano del Hospital Argerich, quien mantiene firmemente su discurso en cuanto a eso de que yo siempre sacaba cuentas raras, por lo que -salvo por una simpática sonrisa de mi madre cuando conoció mi “investigación”- el “reconocimiento” jamás llegó.

Tampoco fui nunca a ninguna hemeroteca para conocer si “los grandes” o “los mayores”, aquellos a quienes le correspondía, hacía algo como para que la sociedad tomara en cuenta, con esa fecha, lo que un chico de 9 años sí podía pensar. Con el tiempos, entendí que el Instituto Belgraniano habrá tomado cartas en el asunto y realizar un celebración para aquella fecha.

Hoy, finalmente, puedo sacar dos cuentas: la de los 248 años del nacimiento del General Belgrano y los 48 años de mi “homenaje” en oportunidad del bicentenario del nacimiento del prócer. Por último, dada una supuesta certeza de terceros, apoltronados en la apuesta -para ellos, certera y ganadora- de que no podría juntar la moral valentía de exponer públicamente el relato que nos ocupa, me dirijo a ellos llevando mi índice enroscado a los labios para soplar ubicando la punta de la lengua entre los dientes, con lo que se consigue un vibrante sonido, inequívoca caricatura de una flatulencia.

 


Deje un comentario

   






Las Tapas de diarios de todo el país, todos los días.    






Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1