Lunes 24 de septiembre de 2018  

BA para extranjeros: Counseling, terreno fértil

Miércoles, mayo 16, 2018
Por Carlos Allo

El diálogo lo propició “Voglio Vivere Così” (en italiano, “Quiero Vivir Así”) un refugio digital cuya premisa-eslogan reza: “Información para quien sueña cambiar de vida”. El título es Vivir en Argentina, elección de Francesca Fedrizzi, con un epígrafe bajo su gigantesca sonrisa que sella el aporteñamiento de Francesca: “Mi vida en Buenos Aires entre el Counseling y el Tango”.

Francesa Fedrizzi es una profesional de Counseling muy activa y con gran reconocimiento en su trabajos terapeúticos en la que el factor más notorio es el Tango.

Francesa Fedrizzi presentando su libro “Bailando la palabra” en la Sociedad Friulana de Buenos Aires.

“En Italia tuve un buen trabajo, es cierto. Pero algunas decisiones
se toman instintivamente, sin pensar demasiado. Algo me atrajo a Buenos Aires
y aunque al principio no entendí lo que era, no pude resistir esa atracción.
¿Crees que se necesita coraje? Tal vez. Incluso un poco de inconsciencia.
Nunca me he arrepentido, de hecho fue la mejor decisión que pude tomar
“. Estudia como máximo un año y luego regresa a Italia. Esta
fue la idea de Francesca Fedrizzi cuando en abril de 2006, a pesar de un buen
trabajo en su casa, se mudó a Argentina para estudiar Consejería.
Un corto período que se ha transformado en una transferencia definitiva.
Han pasado 10 años desde que Francesca vive y trabaja en Buenos Aires como
consejera y profesora de terapia de tango.

Francesca, ¿cuándo y por qué te mudaste a Buenos Aires?

Quizás la palabra “mudada” no refleja exactamente lo que sucedió. En 2005 quise hacer un viaje a Sudamérica y después de cuatro meses en boyando entre Chile, Bolivia, Perú y Argentina, regresé a Milán con la intención de reanudar mi trabajo, después de este maravilloso descanso sabático. Pero al final, después de unos meses, regresé a Buenos Aires para comenzar a estudiar Counseling, la verdadera razón de mi regreso a Argentina. Pero en ese abril de 2006 no estaba pensando en una mudanza real: mi idea era estudiar como máximo un año y luego regresar a Italia.

¿Qué hiciste en Italia?

Me gradué en Economía y Negocios en Trieste y siempre he trabajado en el sector financiero. Primero en un banco austríaco en Klagenfurt, Vicenza y Udine, y luego trabajé como vendedor y vendedor de acciones en un corredor de bolsa de Milán.

Y ahora, ¿qué haces?

En 2009 completé mis estudios en Consejería y ahora soy Consejera. También estudié terapia de Tango con el Dr. Trossero, un médico psiquiatra argentino y trabajo como tango-terapeuta. Y soy profesora, tanto de consejería como de terapia de tango.

Como consejera, ¿qué servicios ofreces específicamente?

Como consejera recibo a mis clientes o consultores en mi estudio. El asesoramiento es una profesión de ayuda. El consejero acompaña a las personas que lo necesitan, en tiempos de cambio, crisis, dificultad en la vida. Y también en las nuevas etapas de la vida y el crecimiento personal. La Tangoterapia es un método terapéutico que utiliza el tango como una herramienta de autoconocimiento muy efectiva y profunda. Con Tanguerapia, trabajo con grupos o clases privadas, tanto cuando las personas están interesadas en el autoconocimiento, como en áreas más específicas y en contextos interdisciplinarios (con doctores, fisioterapeutas, psicólogos, etc.) para ayudar a las personas en el proceso de rehabilitación después de una lesión o un trauma físico y/o psíquico.

En Italia tuviste un buen trabajo y aun así dejaste todo y te fuiste. Se necesita mucho coraje para dejar un lugar seguro para sumergirse en lo desconocido. ¿Cómo lidiaste con esta decisión? ¿Y cómo fue recibido por tus amigos y parientes?

Como dije al principio, en realidad tomé la decisión al hacerlo. Cuando me fui a Argentina en 2005, no tenía la menor intención o sospecha de que me quedaría durante tantos años. ¡He vivido aquí durante diez años y todavía no me parece cierto! Durante varios años he tenido dudas sobre si volver a Italia, donde viven mi familia y muchos de mis amigos. A la Argentina vine sola, no conocía a nadie y ni siquiera tenía un pariente. Al principio estaba segura de que sería una experiencia corta e intensa. Y, en cambio, cada vez que completaba un ciclo de estudios comencé, con entusiasmo, otro. Durante cinco años no hice nada más que estudiar. Y luego sentí el deseo (y la necesidad) de comenzar a trabajar de nuevo. Pero lo hice poniendo en práctica una profesión completamente diferente a la anterior. En Italia tuve un buen trabajo, es verdad. Pero algunas decisiones se toman instintivamente, sin pensar demasiado. Algo me atrajo a Buenos Aires y aunque al principio no entendí lo que era, no pude resistir esa atracción.

¿Crees que se necesita coraje?

Tal vez. Incluso un poco de inconsciencia. Nunca me arrepentí, de hecho fue la mejor decisión que pude tomar. Pero, de nuevo, lo tomé paso a paso. Sin darse cuenta. Amigos y parientes al principio siguieron mis “aventuras”. Estaba haciendo algo original que siempre atrajo la atención de la gente. Pero después de los primeros años comenzaron a impacientarse y me preguntaron cuándo volvería. Estaba haciendo algo original que siempre atrajo la atención de la gente. Pero después de los primeros años comenzaron a impacientarse y me preguntaron cuándo volvería. Estaba haciendo algo original que siempre atrajo la atención de la gente. Pero después de los primeros años comenzaron a impacientarse y me preguntaron cuándo volvería.

 


El diálogo con el medio italiano es de 2016. Un años antes, “Bailando la palabra” de Francesa Fedrizzi ya se había presentado en Italia (“Ballando le parole”), por lo que Francesca mantiene vivo y activo el vínculo con su país. Es una profesional de Counseling de gran reconocimiento por su trabajos terapeúticos en la que el factor más notorio es el Tango.


Deje un comentario

   






Las Tapas de diarios de todo el país, todos los días.    






Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1