Lunes 24 de septiembre de 2018  

¡Entendí por qué el Papa Francisco usaba el subte!

Viernes, mayo 11, 2018
Por Redacción Diario 5

Giorgio observó como poco práctico que los porteños ingresemos a los colectivos por una única puerta.

¡Entendí por qué el Papa Francisco en Buenos Aires usaba el transporte público! A partir de ese título, Giorgio Ambrosino observó elementos en favor y otros que no lo son tanto acerca de las redes de transporte porteñas, durante su estadía en la Ciudad.

Estoy en Buenos Aires para cerrar dos semanas de vacaciones reales en Argentina, Tierra del Fuego, Patagonia y las Cataratas del Iguazú.
No podía faltar Buenos Aires: hermosa ciudad, avenidas largas, paisaje verde importante, arquitectura urbana mixta de fines del siglo XIX, algo de desarrollo urbano colonial y modernista con algunos barrios nuevos (Puerto Madero) u otros en renovación agotadora (Boca). Para obtener más información sobre el paisaje y el contexto urbano, habrá que recurrir a Wikipedia.

En cambio, me gustaría centrarme en el sistema de transporte integrado basado en 5 líneas de metro (el subte), tren suburbano, red de autobuses alimentadores y líneas centrales, tres líneas BRT (Bus Rapid Transit). Un sistema muy concurrido incluso en las horas “suaves”.

El Metrobus es, de hecho, un corredor protegido bien estructurado con paradas cada 400 metros, en el que sin embargo pueden (y deben) ir todos los autobuses de las líneas que pasan en el área del corredor (gestionadas por diferentes empresas bajo la dirección del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires). También hay líneas dedicadas exclusivamente al servicio BRT (pero no a autos igualmente específicos) con problemas de posibles adelantamientos en las paradas (siempre posibles).

Algunos factores, sin embargo, sorprenden, como el acceso al autobús a través de una única puerta de entrada, a pesar de la validación del boleto en el autobús, y la difusión de la tarjeta inteligente, con monedero electrónico integrado, para ser utilizado en todos los transportes públicos, incluidos los ferrocarriles sub-urbanos y el metro. La misma tarjeta también se promueve en otras ciudades argentinas. 

En conclusión, la facilidad de pago, los carriles reservados, la red integrada entre el alimentador y los ejes de movilidad fueron las razones por las que creo que el Papa Francisco se movía con el TPL (en italiano: Trasporto pubblico locale). Me gustaría preguntarle por qué no lo hace en Roma, pero creo que ya tengo la respuesta.


Deje un comentario

   






Las Tapas de diarios de todo el país, todos los días.    






Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1