Viernes 25 de mayo de 2018    

La vida familiar en vacaciones: Un análisis desde la Universidad Austral

Sábado, enero 13, 2018
Por Monitor de Medios

Vacaciones en familia: un ideal no siempre logrado

VÍNCULOS FAMILIARES

Vacaciones en familia, ¿una misión posible?

Mariángeles Castro Sánchez, coordinadora del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad Austral, reflexionó sobre cuál es el mejor modo para que la familia interactúe en vacaciones. “Compartir tiempo juntos fortalece los vínculos”, destacóVacaciones en familia, ¿es posible lograr la armonía entre todos los miembros que la integran coincidiendo en destinos, espacios y tiempos? Durante una entrevista con el programa “Le doy mi palabra” de Radio Mitre, la coordinadora del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad Austral, Mariángeles Castro Sánchez, efectuó una serie de consideraciones sobre cómo conciliar diferencias de intereses en pro de la unidad familiar en épocas de descanso y disfrute.

Tiempo, un bien escaso que hay que disfrutar.

En las vacaciones lo primero que hacemos es disfrutar y, especialmente, disfrutar de un bien escaso que es el tiempo. Siempre vivimos apurados. Hoy en día, la sociedad nos impone ritmos vertiginosos y, por ese motivo, tenemos que disfrutar este tiempo que tenemos en familia.

Lo que sucede en vacaciones es que todo se potencia. Al compartir tiempo juntos -que durante el año está distribuido de otra forma- así como se fortalecen los vínculos sanos, también se potencian y arrecian los conflictos.

Una encuesta del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires relativa a qué hacen los padres con los chicos durante las vacaciones y cómo afrontan la circunstancia de tener que estar las 24 horas del día los siete días de la semana con sus hijos reveló que, aparentemente, la solución era ‘buscarles un amiguito, un entretenimiento o el “kids club” para que estén entretenidos’. Esto nos tiene que llamar a la reflexión, ¿por qué esta necesidad imperiosa de tener que entretener a los chicos y de que estén ocupados?

Lo más importante es compartir el tiempo con ellos, aprovechar estas presencias que justamente a lo largo del año no son tan frecuentes, y disfrutar la vivencia familiar.

Las vacaciones son para disfrutarlas y recordarlas. ¿Quién no recuerda una vacación de su infancia con sus padres, abuelos, pares y amigos? Porque también es un momento para cultivar el valor de la amistad. Son muchas las virtudes que se pueden trabajar en vacaciones.

Es cierto que este tema del entretenimiento de los chicos con agenda completa para que no tengan tiempo ocioso es porque los padres también quieren descansar, lo cual es necesario.

Considero que es importante dosificar el tiempo porque lo más complejo es lograr un equilibrio: estar juntos y también tener actividades en paralelo que puedan proporcionar un disfrute a cada uno de los miembros de la familia.

La clave está combinar rutina y flexibilidad

Mariángeles Castro Sánchez, coordinadora del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad AustralLo más importante antes de salir de vacaciones es planificar y pensar: quiénes vamos, a dónde, cuáles son las necesidades de cada uno, qué podemos hacer en este contexto, qué actividades se nos ofrecen”.

Todos queremos descansar y disfrutar, pero también vivenciar hitos de la historia familiar que se pueden producir en las vacaciones, como por ejemplo el de enseñarle a un hijo a andar en bicicleta o a nadar. Vivencias que son intransferibles y las vacaciones son un momento inmejorable porque tenemos ese bien escaso a nuestra disposición, que es el tiempo.

Hay que promover la flexibilidad, especialmente si el grupo familiar es heterogéneo. Si hay un adolescente, por ejemplo, es importante que tenga sus espacios y tiempos para que pueda compartir ciertos momentos y, además, tener actividades en paralelo para socializar y estar con sus pares, lo cual es muy positivo.

Ser flexibles es bueno, pero las rutinas son favorables y algo muy recomendable también. La palabra “rutina” tiene poco rating y un sesgo negativo. Pero, en realidad, la rutina es el ordenador familiar. Aunque la flexibilidad es una virtud que también hay que cultivar y en vacaciones es necesaria.

Familias ensambladas y vacaciones

Al respecto de las familias ensambladas, su realidad es más compleja. Se tienen que forjar nuevos vínculos. Una tarea que no es sencilla, pero no imposible.

Las vacaciones son una oportunidad para lograr esto si se viven de una manera generosa y con una actitud abierta al encuentro. Pueden ser el ámbito propicio para fortalecer justamente estos nuevos vínculos, para forjarlos y afianzarlos.

Un último consejo

Debemos aprovechar las vacaciones como una oportunidad real que tenemos para estar en familia y recordar que las presencias son insustituibles. Estemos físicamente cerca de los que tenemos cerca. Tratemos de dejar la pantalla del celular de lado. Cultivemos la actitud abierta. Tenemos la oportunidad única de disfrutar y hagámoslo porque el momento es ahora.


Marcela Troncatti Castillo – www.austral.edu.ar – Mariano Acosta 1611, Pilar, Buenos Aires [+54 230] 438-7024 [011] 15 4034-4213 mtroncatti@austral.edu.ar Prensa Universidad Austral


Deje un comentario


Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1