Martes 24 de abril de 2018    

Vivi: Mate con Mateo, su mate

Viernes, diciembre 8, 2017
Por Redacción Diario 5
mate01

Gringo mate en mano, argento en gestación.

Es uno de los más atractivos relatos de “expatriados”, como dicen en los Estados Unidos. Y como lo protagonizan nuestra ciudad, nuestra vida y nuestras costumbres,  se tornan más sorprendentes y cargados de ternura. La protagonista de esta historia es VIVI.

[La manera de indicar en ingles “enamorarse” es “to fall in love”, lo que estrictamente significa “caer en amor”, cuya ultra-traducción al español sería “entregarse al amor”, por lo que la autora diferencia allí el “entregarse a una pareja”, pero para que todo pueda ser comprendido como corresponde, es fundamental aclarar que la expresión “pareja” en inglés se escribe “MATE”, por lo que Vivi, al escribir lo que vamos a disfrutar unifica ambos significados de la misma expresión con enorme gracia para su idioma y como si esto fuera poco, para jugar más aún con las palabras y sus significados, Vivi nos hace saber que su pareja, (su “mate”) encima se llama Mateo, por lo que vale la pena asomarnos al mensaje que transmite, ya que, en alguna medida, como argentinos y porteños, somos invariablemente protagonistas de esta historia. Participaremos desde el equipo de traducción de Diario 5 con textos entre corchetes para no perdernos detalle de esta deliciosa historia. Las historias originales de Vivi y otros entusiastas redactores extranjeros acerca de la vida en Buenos Aires se encuentran en http://mybeautifulair.com]

Con el invierno en Buenos Aires, llega la temporada de despedidas. Y las despedidas traen consigo una gran cantidad de emociones fuertes. Y a veces, si tienes suerte y mala suerte, te enamoras. No caí en el amor [love]. Caí en una pareja [mate].

 A mi amigo Mateo le encantaba el mate [1]. Amaba el mate más que la mayoría de los yanquis. Nosotros siempre tomábamos mate juntos, hasta que llegó la hora de que se fuera a casa.

 Él me dijo: “Te quiero, pero me voy. Tal vez voy a volver “.

 Yo no quiero esperar por él, así que le dije: “venga a visitarme en mis sueños.”

 Él dijo: “OK”, y luego, me dio un mate de madera. Fue un regalo de despedida para recordar los buenos amigos que habíamos sido, y me encantó.

 

Es estable y robusto,

Era cálido y profundo:

Un recipiente para una hierba sagrada

Un espacio vacío, lleno de asombro.

Era un corazón,

Un barril para el amor,

 cámaras huecas llenas de sangre.

El mate era la sangre

bombeado por las cámaras de mi corazón.

Ese té pasa a través de la vena cava del termo,

las hojas de yerba infundidas en la aurícula derecha,

y luego absorbidas por la bombilla de la arteria pulmonar,

en mi propio sistema,

pasa a formar parte de mi sangre.

Válvulas y Aurículas.

Mates y Bombillas.

Todo ellos fluían con amor.

Y pensé, este mate es nuestro corazón.

[2]

 Hasta que un día, el Mate se fracturó.

 Sentí la filtración de agua a través de una pequeña grieta y fugaba en mi mano.

¿Era su crack, o el mío? Me pregunté…

Mi amigo Mateo y yo no hablamos, y él no me visitaba en sueños.

 Yo estaba triste y la grieta hizo más grande y más profunda y más amplia y filtradora, hasta que no pude soportarlo más. Así que lo lavé y lo puse en un estante alto de la cocina, para no poder verlo verlo. Fui semana sin ningún mate.

 Entonces, un jueves, me dí un atracón de canciones de amor, justo antes de acostarme. Me quedé dormida, inundada de sentimentalismo prestado, y caí en un sueño.

 En mi sueño:

 Yo estaba sentada en un taburete, rodeada de extraños en un lugar extraño lleno de esos taburetes, cuando me di cuenta de que Mateo estaba a mi lado.

 El me daba espalda y no me veía. Le dí un codazo en el costado y le estreché la rodilla tratando de llamar su atención.

 Se volvió y me reconoció. “Hey, V!”

 Me desperté.

 Sentí ese penoso dolor cuando se despierta de un sueño en el que uno prefiere quedarse. Así que cerré los ojos, me volví a dormir, y fui a otro sueño.

 En mi sueño:

 


picnicYo estaba sentada en una manta de picnic en una colina cubierta de hierba con vista a un río.

 En ese paisaje hermoso se acerca Mateo y viene a unirse a mí en la manta.

 Estaba templado, soleado y tranquilo.

 Nos sentamos en meditación silenciosa, y entonces me desperté.

 Me tiré en la cama hasta acomodando mis almohadas y permitir a mi cuerpo para reacomodarse y caí en otro sueño. Este sueño fue tenso. Mis padres estaban allí y estaban enojados conmigo. Mateo estaba allí también, pero estábamos discutiendo.

 Me desperté, decepcionada de que nuestra secuencia de sueño se había vuelto amarga.

Caí dormida y lo encontré en otro sueño.

 En mi sueño:

 Volví a visitar el pasado, la noche en que me dio el Mate. Cerré mis ojos y puse mi mano sobre su corazón y lo ví internamente [3]. Estaba delgado y débil, parecía un esqueleto. Él estaba incompleto e imperfecto y sin miedo de exponerse a mí. Ví un cordón rojo que comenzaba en su gran corazón latiendo, y fluyó a través de la palma de la mano, a través de mi brazo y conectado a mi propio corazón.

 En el sueño yo abrí mis ojos azules, me miró con sus ojos de color marrón y ví que había mucha gente que amo. En los sueños, a menudo se desdibujan las identidades.

 Sus ojos marrones de ensueño eran en sus ojos, pero también eran los cálidos ojos de mi madre, eran mis ojos burlones de novia soñadora de la secundaria, eran los ojos de color café de mi mejor amigo, eran los ojos de los amigos que todavía tenía que encontrar.

 Lo ví.

 Somos todos lo mismo, todos estamos conectados por lazos de amor.

 No era el corazón de Mateo lo que ví, sino que me mostró mi propio corazón imperfecto, mi propia debilidad de amar. El amor es sólo un gran espejo, y cuando miré a mi corazón y no mis ojos, ví el reflejo en el espejo de nuestra alma universal.

 Por la mañana, me desperté sonriendo. A menudo sueño con las personas de mi vida, pero sabiendo que cada uno, en los sueños y en la realidad, son un mar de reflexión.

 Como dijo el poeta: “Si yo soy yo, porque yo soy yo y tú eres tú porque tú eres tú, yo soy yo y tú eres tú. Pero si soy yo Porque Tú eres tú y tú eres tú, porque yo soy yo, entonces yo no soy yo y tú no eres tú “.

 No, sino más bien, yo soy la que tú eres él, como tú eres yo, y,

 Estamos todos unidos.

 Me acosté en la cama por un minuto, y luego me levanté de repente porque estaba realmente sedienta de unos mates. Fui a la cocina y miré en el estante superior de mi Mate de madera. Lo traje hacia abajo y lo miré, celebrándolo, así como estudiándolo y admirándolo.

 La grieta ya no estaba.

 

[1] Al decir “My friend Mateo loved mate” ya había dos o tres significados: que a Mateo le encantaba el mate y/o que le encantaba su “compañero” o su “pareja”.

[2] Es sorprendente que una descripción poética sobre el mate de semejante profundidad, digna de nuestros autores más amados y arraigados, provenga de la pluma de una estadounidense.

[3] “I saw him without my eyes” (lo ví sin mis ojos)


Deje un comentario


Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1