Jueves 18 de octubre de 2018  

Mochila montada, no

Domingo, noviembre 26, 2017
Por Redacción Diario 5

La mochila del fulano ocupa el espacio de una persona. Menos mal que ya se baja.

La mayoría de las personas que se especializan en observar el comportamiento humano, cuando analizan a la sociedad Argentina de los años 90 coincide en que fue de un tiempo de bajísimo o casi nulo accionar solidario por parte de los ciudadanos. Incluso las personas que no comulgaban con ideas neoliberales,
se subieron lentamente (en algunos casos) al vertiginoso ritmo de las nuevas reglas de ultra consumo que ya habían atrapado al sector más distraído
de la población. En 2001 se produjo un cambio nada paulatino; el argentino amanece a 2002 desnudo de la protección de sus tradicionales costumbres.

Suena extraño, pero la costumbre del buen vivir no la invierte ningún argentino aunque este reduciendo la satisfacción de necesidades básicas propias y de su familia, incluyendo hijos pequeños. El análisis para esa época cambió: la crisis extrema de ese momento volvió a hacer permeables las aristas solidarias argentinas: desde los clubes de trueque hasta la aceptación definitiva por parte de la sociedad porteña de que todas las noches un grupo de personas desmembradas de la estructura laboral del país, pasarán por la puerta de su casa recogiendo y seleccionando desechos reciclables que podrán luego vender y así asegurar su subsistencia.

Viene entonces una nueva toma panorámica de la lupa de los observadores sociales, que desde 2006 aproximadamente, y se encuentran con la Buenos Aires que observa los nuevos cambios desde dos ángulos diferentes; uno, el de la resignación propia y ajena porque comprendió que nada le
harán recuperar las alegrías de la Buenos Aires súper elegante y de la Argentina naif. La otra visión es la del que critica por todo
concepto al porteño “resignado”. En realidad ese “resignado” es una muestra de cierto regreso a aquella insolidaridad de los 90, mientras
que el otro, el que lo critica a éste, es una muestra de la imposibilidad de algunas personas de creer que se puede salir de la crisis es muy difícil para un argentino, y más especialmente si vive en la gigantesca Ciudad de Buenos Aires, equilibrar las necesidades propias con las páginas sin causar daño entre unos y otros.

Uno de los problemas de los que casi nadie se da cuenta de que son problemas porque cada vez son menos las personas que se detienen a pensar, es que no es posible permitirle a nadie que viaje en un transporte público con una mochila montada sobre su espalda. Existe un caso testimonial que expondremos en esta sección y que determina claramente la necesidad de que desde el poder se bajen del automóvil oficial o el lujoso automóvil
particular que tienen y que viajen, no una sino unas 100 veces en colectivo subte o tren en hora pico para consustanciarse de una buena vez con lo que la sociedad necesita, porque si no todo lo que digan seguirá siendo, para los pensantes, un gran acto de hipocresía, aunque consigan votos.


Deje un comentario

   






Las Tapas de diarios de todo el país, todos los días.    






Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1