Domingo 18 de agosto de 2019  

Roger y más amor por Buenos Aires

martes, marzo 31, 2015
Por Redacción Diario 5

Por Roger Hamilton

gato_en_botanicoCon gran placer, y como colaborador extranjero, he enviado a este portal dos reportes de las cosas que te hacen enamorar de Buenos Aires. Y tenía más motivos para contarles sobre esa combinación de placeres porteños. Permítanme.

Las esculturas de forzudos que sostienen edificios. Nuestro grupo tomó muchas fotos de estos chicos que se cargan con los edificios más bellos de la ciudad y hemos sorprendido a todo New Jersey

Ciudad Multicultural. La influencia española e italiana son evidentes, pero hay una gran influencia judía, polaca, inglesa y árabe en la ciudad, también.

La actitud hacia los derechos LGBT. Argentina fue el primer país de América del Sur en aprobar leyes de igualdad plena en el matrimonio, y la comunidad LGBT está completamente integrada, con muy poca homofobia en la sociedad en general – a pesar de ser un país latino y muy católico.

La dedicación al Mate. El mate es una bebida a base de hierbas estimulantes, y la gente de Buenos Aires es adicta a él. Pero voy a aclarar un detalle que aprendí: Como he visto a gente tomar mate en el parque, en el trabajo, en los cafés y a menudo ví a personas cargar con sus termos en la calle, me informaron que este último detalle (llevar el termo para tomar mate al paso) es un costumbre que proviene del Uruguay, que parece ser el país de mayor consumo de yerba mate per cápita.

Los cementerios. Los masivos mausoleos (bóvedas) sobre el nivel del suelo se distribuyen formando como pequeñas calles, en dos de los principales cementerios de la ciudad de Buenos Aires. Aunque la mayoría de los turistas visita la Recoleta, al que he mencionado anteriormente entre los gustos que expuse, casi nadie lo hace al mucho más grande y más hermoso cementerio de la Chacarita, que algunos de nuestros compañeros de viaje visitaron unos días antes de salir de la ciudad.

Los hermosos bastidores de afiches para publicidad. Al igual que las señales de la estación de metro en París, las vallas verdes bellamente adornadas en Buenos Aires son sólo uno de esos pequeños, incluso subconscientes, detalles que hacen de Buenos Aires un lugar tan romántico.

Las grandes librerías. Lo que una vez fue un gran teatro, es ahora la más grande de las librerías, y los bibliófilos pueden devorar literatura mientras toman café justo en el escenario del teatro. Eso se repite varias veces en el centro de Buenos Aires.

La increíble cantidad de restaurantes vegetarianos. Carne, pizza, carne, carne, pizza. Eso fue todo lo que escuchamos acerca de Buenos Aires antes de llegar, pero resulta que las personas tienen una actitud saludable hacia la comida sin carne.

Las tiendas de chocolate. Tiendas enteras dedicadas a populares marcas de chocolate (alguno alemán) y después de meses de malas decisiones en compra de chocolate, los más golosos del equipo estaban en el paraíso absoluto poder volver a su dulce favorito.

El transporte público. Hay muchísimas líneas circulando permanentemente (numeradas y con colores que representan a cada una de ellas). Claro, puede pasar que los autobuses no parasen en la parada en la que tú estás, tú no subes y debas esperar el siguiente. Y conseguir el cambio puede ser difícil en el tiempo. El Subte podría no funcionar muy tarde y el hurto puede ser común, pero en el mapa interactivo en línea de la ciudad, hemos sido capaces de movernos por la ciudad en autobús (50 centavos por viaje) y el metro ($ 1,25 por viaje) súper fácil de día y de noche.

Los gatos en el Jardín Botánico. Docenas de ellos por todo el lugar, lamiendo y holgazaneando todo el día. Obviamente, el lugar favorito de varios de mis amigos en Buenos Aires. Incluso uno de ellos decidió pasar una parte de su tarde de cumpleaños aquí.

Juro que puedo enumerar mucho más, como la bohemia de los barrios, el Boca-River (aunque yo se nada de futbol/soccer), los Museos (no fui a todos), las pasiones políticas, la elegancia de la mujer y el inmenso movimiento estudiantil. Pero quiero cerrar esta serie de tres entregas devolviendo, escrito en español (gracias, Amalia Gutiérrez de Diario 5, por tu ayuda con el idioma), a los porteños, el aspecto que yo destaco y que quizás más le pueda interesar a ellos, porque nadie querría perdérselo: y es, precisamente la  buena predisposición que tiene la gente de BA para atender a los extranjeros. Siempre quieren ayudar y hasta son capaces de acompañarte varias cuadras para que llegues bien al lugar que les habías pedido que te indiquen. Son muy atentos y simpáticos. Y siempre los recuerdo con su “sho te ashudo”. Volveré.

Roger

 

Supervisión periodística para las notas de extranjeros: Amalia Gutiérrez


Los comentarios están cerrados.

 
Red Federal de Medios

ENSAMBLE 19

2019 DIARIO 5.
Web asistida por

Contacto
Política de privacidad