Martes 13 de noviembre de 2018  

Más sobre la reacción de las inmobiliarias y los propietarios

Domingo, agosto 27, 2017
Por Marcelo Zanotti

La defensa que las inmobiliarias hacen de los propietarios cae en el círculo del perro que se muerde la cola

Los reclamos de las inmobiliarias -quejándose de la medida que obliga a los propietarios a pagarles a ellos la comisión por alquileres- apuntan a advertir que el mercado se reducirá y que los inversores en construcciones perderán interés en el mercado por la merma de la rentabilidad anual. La realidad es que la actitud de esta personas no hace otra cosa que deschavar la condición de propietarios con alta vocación de locadores que tienen los dueños de inmobiliarias. Tiene lógica: quienes se muestran profesionales del negocio, pertenecen  a él. Obviamente, no lo dicen. Por otro lado, ¿cuál puede ser el porcentaje de operadores inmobiliarios con reconocimiento, prestigio y años en el rubro, que no son propietarios y viven alquilando?

El hipócrita pedido de un “esfuerzo compartido” no es otra cosa que, ante la ley que pretende ponerlos en caja, ubicar el estándar de comisiones de inmobiliaria en sus porcentuales y distribución históricos. Este número, hasta la década del 80, generando buena rentabilidad, era del 6% con exacta distribución de comisiones entre locador y locatario. El número expuesto deja al descubierto que, al paso de los años, los brokers y negocios afines fueron encontrando justificaciones para subir la ya exagerada “cometa”  por arriba del 6%. Y se trata de una benevolencia rayana en lo vergonzoso que se les permita, desde la ley, alcanzar 0,15% más de aquel equilibrado valor, llegando hoy a poder cobrar un 6,15% y, enhorabuena, no más que eso.

Insistentes, los propietarios escondidos tras las fachadas de las Cámaras Inmobiliarias, amenazan con un pedido de declaración de inconstitucionalidad, como si tuvieran la plena certeza de que una justa mirada de la Constitución Argentina avalaría con gran energía a quienes detentan propiedades por encima de lo que podría proteger a quienes deben rentar un techo para vivir.

Una señora, con voz chillona, llamó a Radio Continental y dejó este mensaje que la emisora se encargó de poner al aire: “¿Ustedes se creen que si yo tengo que pagarle la comisión a la inmobiliaria voy a alquilar el departamento?”. Ese criterio de “todo para mí, aunque me indigeste, me aplaste o que me devoren los impuestos”, es necesario atravesarlo, de una buena vez. Sí, señora, guárdese su departamentito sin alquilarlo por no querer entregar el equivalente al valor de un mes de alquler y dedíquese a pagar todos y cada uno de los impuestos y servicios que, a lo mejor, se lo solucionaba un buen inquilino.

No obstante, encima de la indignante queja de propietarios e inmobiliarios, todos sabemos que -de no prosperar sus angurrientas acciones en los tribunales y se vean obligados a abandonar la costumbre de cobrarle al inquilino la totalidad de una comisión usuraria- para demostrar quién tiene siempre la sartén por el mango, el ajuste de un 4,17 % en el valor del alquiler, será la solución natural que encontrarán para “recuperar” los manguitos oblados por una comisión que se les obliga a pagar, como una osadía legal que, evidentemente, no les cayó muy digerible y se muestran dispuestos a pelear con armas pesadas.

La norma en cuestión fue presentada nada menos que por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta y aprobada, hace dos días, en la Legislatura Porteña.

En la respuesta que les dé Juan Maquieyra a estos forajidos de los negocios, estará la posibilidad de encarrilamiento de este gobierno hacia un poder real, el mismo que el kirchnerismo señalaba como representado por Macri cuando no gobernaba la Nación. Y ahora, nos sentimos entre los pocos – si no somos los únicos- que remarcan que ese poder real jamás lo tienen los gobiernos. Ni siquiera cuando se trata de un gobierno en el que el presidente viene de las clases más altas.

El problema de las inmobiliarias que se ven sorprendidas de tener que cobrarle las comisiones por alquileres a los propietarios (es decir, a sí mismos) dispara a todas luces que es necesario lanzar desde los centros generadores de pautas culturales, un debate periodístico y comunicacional sincero acerca del poder real en la Argentina.


Deje un comentario

-

Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1