Miércoles 18 de julio de 2018    

Teatro Colón: Ballet por Destaville

Martes, noviembre 17, 2015
Por Redacción Diario 5
ballet_AntoinetteSibley

Antoinette Sibley en El Cascanueces.

Seguimos  aprendiendo algunas pautas para ver ballet disfutando a cada paso de las combinaciones de composición musical y coreografías, con el valioso registro de comentarios de Enrique Honorio Destaville publicado en los programas del Teatro Colón. Completamos aquí su mirada global sobre el Ballet Manon, invariablemente surgida de la historia de la famosísima ópera de Massenet, pero que evidentemente tiene sus detalles a tomar en cuenta.

Vamos con Destaville:

Manon no incluyó música de la ópera del mismo nombre cuyo autor fue el notable Jules Massenet. En cambio sí aparecen numerosos fragmentos de otras óperas del compositor como CIeopatra, El Cid, Griselidis, Thais, Don Quijote, Bacchus, Ariane y El Rey de Lahore, a los que se suman algunas piezas instrumentales como Escenas alsacianas, Escenas pintorescas, Escenas dramáticas y su muestra más verista:La Navarraise, con otras de menor extensión. En definitiva, era el reino musical de Massenet, quien cultivaba frecuentemente el drame Iyrique en el que la melodía gozaba de lugar preferencial. Evidentemente, MacMillan prefirió esta solución para su ballet y no la exclusividad de la partitura de la ópera Manon. De esta manera, el coreógrafo siguió el temperamento de Cranko para su Onieguin, para el que no utilizó la música de la ópera de Tchaikovski aunque se sirvió de otras partituras del compositor ruso que le garantizaban afinidad y la dramaticidad buscadas. Leighton Lucas orquestó y arregló el todo según la preferencia de MacMillan, tarea en la que colaboró Hilda Gaunt. En materia escenográfica pretendió una gran puesta y aceptó al reconocido Nicholas Georgiadis con sus lujosos diseños de estilo Regency.

Artistas de magnitud

Por su lado, el reparto nos revela la importancia de esta teatral obra, artistas de primera magnitud del Royal Ballet. Manon fue Antoinette Sibley, una de las mejores bailarinas inglesas de esa época brillante; a Lescaut lo encarnó el talentoso y joven David Wall; Anthony Dowell asumió el papel del Caballero des Grieux; Mónica Mason fue la amante de Lescaut, en tanto Derek Rencher tomó el papel de Monsieur G.M. lmposible recordar todos los grandes repartos, que hasta incluyeron estrellas de la importancia de Natalia Makárova.

En Buenos Aires la obra se puso para el Ballet de Santiago de Chile en el Teatro Ópera (2006) con motivo de la despedida de Julio Bocca, quien se hizo acompañar por Alessandra Ferri y turnándose el papel de des Grieux con Luis Ortigoza. Años antes, en la sala del Gran Rex el famoso pas-dedeux de Manon fue bailado por Eleonora Cassano con Iriok Mujamédov.

En lo que atañe al propio MacMillan, y a su notoria creatividad que incluye ballets como Mayerfing, la tragedia del amor imposible entre el Archiduque Rodolfo de HabsburgoLorena, hijo del emperador Franz Joseph y de su mujer Elizabeth “Sissi” de

Wittelbach, con la baronesa María Vetsera, de sólo quince años de edad, y la muerte que se dieron en el Pabellón de Caza con aquel nombre, no es más que un solo título entre muchas otras obras.

MacMillan muerto repentinamente en 1992, no llegó a enseñar ni dar directivas a los bailarines argentinos que hemos mencionado. En cambio, años antes trabajó con mucho éxito para el Ballet de la Ópera de Berlín, donde montó obras en las que actuó la extraordinaria bailarina argentina Didi Carlí.

 


Deje un comentario

1 2

Contacto
Política de privacidad

Pruebe Diario 5 como su página de Inicio
©2018 DIARIO 5.
Web asistida por
.
. UA-60658801-1